1er día de actividades de Energy México 2019, mensaje inaugural de Rocío Nahle

Redacción Petroquimex

1er día de actividades de <i>Energy México 2019, </i> mensaje inaugural de Rocío Nahle

Compartir

29 de Enero de 2019

Durante la Cuarta Edición de Energy Mexico Oil Gas Power® 2019 Expo & Congress, la secretaria de Energía, Norma Rocío Nahle García agradeció la invitación y señaló que, a días de iniciarse una nueva etapa en la vida política y social de México, cambios interesantes y significativos en áreas tan importantes como el sector energético comienzan a gestarse. “Nos hemos dado a la tarea de establecer una ruta de trabajo que permita revertir, en el corto y mediano plazo, algunos índices productivos comerciales que no han sido favorables para el país; con el objetivo de que, al final del sexenio, la balanza comercial petrolera deje de ser deficitaria y en cambio tenga un superávit para equilibrar la balanza de pagos”.

En cuestión de hidrocarburos, puntualizó la ingeniera, todas las empresas petroleras o de energía en el mundo, basan su crecimiento y desarrollo en su capacidad de producir, transformar, obtener valor agregado y comercializar. Sin embargo, los gobiernos mantienen el mando y la coordinación de su sector energético. Tal es el caso de Estados Unidos, Canadá y Arabia Saudita; naciones con gran capacidad de producción. Por ello en México, el Estado ha decidido tomar la coordinación de este sector.

La funcionaria agregó que, después de los cambios legislativos que se realizaron, existe una gran apertura. No obstante, a finales de 2018 el país presentó el mayor déficit de su historia en la balanza comercial petrolera. “De un superávit de 15 mil millones de dólares que se tuvieron en 2008, se pasó a un déficit de 19 mil millones de dólares en 2017 y aun cuando hubo exportaciones de 23 mil millones de dólares, las importaciones de petrolíferos fueron del doble, 42 mil millones de dólares.

Respecto a la producción petrolera, la secretaria afirmó que igualmente prevalece una situación que debe ser atendida de inmediato, pues únicamente se está produciendo un millón 750 mil barriles por día, cifra muy lejana a las proyecciones que el gobierno anterior había contemplado, cuando impulsó la reforma energética, estimadas en tres millones de barriles por día y dado que la infraestructura de Petróleos Mexicanos (Pemex) está subutilizada y fuera de operación, el 80 por ciento de las gasolinas que se consumen en el país son importadas.

Por lo anterior, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador ha anunciado y hecho públicas las medidas que se están tomando. Entre éstas, se autorizaron recursos adicionales a Pemex para exploración y producción, con el propósito de reactivar importantes pozos productivos y de frenar la declinación de hidrocarburos, tanto de petróleo como de gas asociado. Se está trabajando en la rehabilitación de las seis refinerías del Sistema Nacional de Refinación, pues el año pasado dicho sistema sólo trabajó al 38 por ciento de su capacidad.

“La falta de mantenimiento y la toma de decisiones equivocadas, han llevado a una subutilización de las instalaciones por falta de presupuesto. Así que para este año se han considerado 25 mil millones de pesos para iniciar con la rehabilitación de las refinerías y a su vez se determinó la construcción de otra que se ubicará en la Terminal de Dos Bocas en Tabasco, con el fin de que en un mediano plazo México sea capaz de procesar todo el petróleo que se produce y con ello obtener valor agregado y abastecer el mercado nacional.

“Actualmente los países del mundo están transitando hacia la producción de electricidad a través de energías limpias y México también irá en ese sentido. Empero e independientemente de que el sector privado produce y participa en el mercado eléctrico, la Comisión Federal de electricidad (CFE) tiene 60 hidroeléctricas que abastecen el mercado nacional. No obstante, muchas de ellas están fuera de operación porque, como las refinerías, también necesitan mantenimiento para repotenciar su capacidad y poder despachar el energético. Se trata de energía limpia, barata e infraestructura con la que ya se cuenta y se está trabajando en la elaboración, hay presupuesto y se está en pláticas con la firma canadiense Hydro-Québec, que es de las empresas número uno en el mundo en hidroeléctrica y es pública”.

Asimismo, se cosechará una importante transferencia tecnológica. El papel del sector privado siempre es bienvenido en la medida que pueda añadir mayor rentabilidad económica al sector energético en el país y una vez que el Estado incentive y garantice la producción primaria, al atender la garantía de abastecimiento de la materia prima, la industria de la transformación crecerá en México considerablemente de manera automática, con lo que el resultado será mayor crecimiento económico; argumentó Rocío Nahle.

El reto es grande pero no imposible, los logros permitirán mantener una estabilidad cambiaria, sobre todo en la paridad peso-dólar y a su vez constituirán un factor importante para contener los niveles de inflación por debajo del tres por ciento y mantener los niveles del poder adquisitivo de la población.

“El sector energético es muy amplio, todos caben en él. Lo importante es ubicar a cada quien en el lugar correcto para beneficio de la economía mexicana. En el entorno internacional, se está actuando de manera responsable y autónoma, cumpliendo con los acuerdos internacionales y haciendo planteamientos de modificación donde se requiera, conforme a la política energética actual. Esto es a groso modo, la forma en la que se está ejerciendo la política energética, hacía donde se va a trabajar y en dónde es necesaria la participación tanto del Estado como de la iniciativa privada. Se le dará un nuevo impulso a la producción, al crecimiento y al desarrollo, sí, pero sobre todo al trabajo aquí en México”.

Finalmente, la titular de la Secretaría de Energía comentó que la refinería de Dos Bocas será licitada de manera restringida por Pemex y que sólo participarán empresas sin antecedentes de corrupción, a fin de evitar experiencias similares a la de cuando se gastaron más de ocho mil millones de dólares en la reconfiguración de tres de las seis refinerías, con el resultado de que dichas refinerías son las que menos producen porque su infraestructura y trabajo han estado en el abandono.

Respondiendo a un cuestionamiento, Rocío Nahle aclaró que en los primeros tres años de esta administración no habrá reformas a la Ley de Pemex, ni a la Ley de Hidrocarburos, o a otras derivadas de la reforma energética porque la participación extranjera merece respaldo y seriedad. Si bien se ha planteado un cambio en la Ley de Pemex, dado que es de las empresas con mayor carga fiscal en el mundo y su deuda supera los 100 mil millones de dólares, la iniciativa no se ha impulsado. Los 107 contratos entregados en las rondas, deben seguir trabajando y contribuir a evitar la declinación petrolera.