Emilio Lozoya sale del hospital y firma libro de procesados a través de un correo electrónico

Redacción Petroquimex / con información de EFE

Emilio Lozoya sale del hospital y firma libro de procesados a través de un correo electrónico

Compartir    

03 de Agosto de 2020

El exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex) salió del hospital Ángeles Pedregal, al que ingresó con anemia tras ser extraditado desde España, acusado de corrupción. Quien fuera director de Pemex entre 2012 y 2016, durante la presidencia de Enrique Peña Nieto, fue dado de alta durante la madrugada del sábado 1 de agosto.

Tras ser dado de alta en el hospital, Lozoya firmó el libro de procesados ante la Unidad de Seguimiento y Supervisión de Medidas Cautelares y Suspensión Condicional del Proceso; sin embargo, este acto se realizó a través de un correo electrónico, debido a las medidas de prevención que se han tomado por la pandemia de Covid-19.

Al llegar a México el pasado 17 de julio, Emilio Lozoya fue trasladado directamente al hospital con anemia y síndrome de Barrett, una complicación en el esófago, en lugar de la cárcel.

El exjefe de la endeudada Pemex compareció el martes y miércoles a través de videollamada desde el hospital, en las audiencias de control sobre el caso Odebrecht y la compraventa irregular de una planta de fertilizantes, casos por los que fue extraditado.

Lozoya está acusado de haber recibido 10.5 millones de dólares en sobornos, de la constructora brasileña Odebrecht, a cambio de obras públicas en los estados de Hidalgo, Tamaulipas y Veracruz.

También está acusado de comprar la planta inservible de fertilizantes Agronitrogenados al director de Altos Hornos de México, Alonso Ancira, a cambio de un soborno con el que se compró una lujosa casa en la capital.

Los jueces de control de ambas audiencias decidieron dejar a Lozoya en libertad condicional, con la prohibición de salir del país, la obligación de presentarse ante el Reclusorio Norte dos veces al mes y controlado con un brazalete electrónico.

El presidente López Obrador definió a Lozoya como "un testigo colaborador" y apoyó que reciba "ciertas consideraciones", a cambio de "conocer más" sobre la corrupción en la anterior administración.

Según se ha filtrado a la prensa, Lozoya tendría pruebas de que el mismo Peña Nieto y su secretario de Hacienda, Luis Videgaray, habrían repartido sobornos a diputados de la oposición para que aprobaran sus reformas legislativas.