Pemex y la banca internacional firman compromiso para fortalecer la liquidez de la empresa y la SHCP reduce su carga fiscal

Gobierno de México, Petróleos Mexicanos y Redacción Petroquimex

Pemex y la banca internacional firman compromiso para fortalecer la liquidez de la empresa y la SHCP reduce su carga fiscal

Compartir    

13 de Mayo de 2019

Se reitera el compromiso de que la deuda de Pemex no incrementará en esta administración

Durante la conferencia de prensa matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador, Petróleos Mexicanos (Pemex) firmó una carta compromiso con tres instituciones financieras: HSBC, JP Morgan y Mizuho Security, para la renovación y refinanciamiento de sus líneas de crédito comprometidas con vencimiento hacia finales de 2019 y principios de 2020.
 
Esta operación no constituye una nueva deuda para Pemex. El acuerdo logrado con la participación y el respaldo de las firmas ya mencionadas de la banca internacional, permite el refinanciamiento parcial de deuda hasta por 2 mil 500 millones de dólares y la renovación de dos líneas de crédito revolvente hasta por 5 mil 500 millones de dólares. Se trata de la operación bancaria más grande en la historia de Petróleos Mexicanos.
 
La renovación de estos créditos bancarios es parte fundamental de la estrategia financiera de Pemex, al garantizar la liquidez y fortalecer la posición financiera de la empresa. De igual forma, le permiten continuar con el manejo prudente de sus finanzas, cumpliendo con su compromiso de no incrementar la deuda.

Asimismo, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público dio a conocer la firma de un nuevo decreto presidencial mediante el cual se amplía el incentivo fiscal a Pemex para el año 2019, mismo que permitirá reducir el monto del pago por el concepto de derecho por utilidad compartida. Ello significará una reducción de por lo menos 30 mil millones de pesos hacia el final del ejercicio fiscal de este año. Tal disminución de la carga fiscal liberará recursos que podrán ser utilizados por Pemex para incrementar la inversión en exploración y producción, así como para mejorar su balance fiscal.


Durante su intervención, el licenciado Andrés Manuel López Obrador señaló que la suscripción de uno de los acuerdos arriba mencionados, consiste en la ampliación de un fondo revolvente a disposición de Pemex. “Ya existía un acuerdo así, pero ahora el monto se amplía, estaba firmado a tres años y se extiende a cinco. Se trata de un fondo disponible de alrededor de ocho mil millones de dólares, con el que además se reduce la tasa de interés. Se trata de un fondo que únicamente se utilizará en caso necesario, de acuerdo a las circunstancias, es decir, ‘por si las moscas’”.

El primer mandatario agregó que, aun cuando sí es una cantidad considerable, la deuda de Pemex es manejable (y dicho sea de paso, es un conflicto heredado por gobiernos anteriores) “Pemex es una de las empresas más productivas del mundo y sin duda la más productiva de México, pero se dejó caer la producción y ya se estabilizó, tuvimos la fortuna de que se descubrieron yacimientos de petróleo que nos van a permitir extraer y producir mucho petróleo en el corto y mediano plazo y Pemex se va a fortalecer como la principal empresa del gobierno”.

Por su parte, el director general de Petróleos Mexicanos, Octavio Romero Oropeza expuso que, tras cinco meses de negociaciones, Pemex logró alcanzar este acuerdo tan importante para refinanciar parte de su deuda, con tres de las principales instituciones de la banca internacional, como ya se dijo: J. P. Morgan, representada en México por Felipe García Moreno, presidente y director general; Grupo financiero HSBC, representado por el director general Nuno Matos de Macedo y Mizuho Security, cuyo presidente y director general es Jerry Rizzieri; quienes estuvieron presentes.

“Una de las constantes en la gestión de las anteriores administraciones de Pemex, se refleja en el crecimiento sin precedentes de su deuda”, recordó Octavio Romero.


En 2013, el endeudamiento de Pemex ascendió a 841 mil millones de pesos. Al cierre de 2018, el saldo incrementó poco más de dos billones y la deuda de Pemex creció a una tasa promedio de 17.2 por ciento anual en el sexenio pasado.

Sin embargo, en poco más de cinco meses que lleva esta administración, “hemos logrado un desendeudamiento neto de 18 mil millones de pesos y si bien hubo menor endeudamiento con respecto a 2016; 2017 y 2018 fueron años en donde, históricamente, la inversión en Pemex fue la más baja. En 2019, hemos logrado este desendeudamiento, pero con una muy importante inversión para la empresa”, se congratuló el titular de Pemex.


Romero Oropeza aclaró que, esta nueva renegociación, mejora las condiciones financieras, tanto en plazos como en tasas, de lo que ya se debía y en relación con emisiones de deuda en el mercado actual.

“La renovación de estos créditos bancarios son parte fundamental de la estrategia financiera de Pemex, ya que garantizan la liquidez y fortalecen su posición financiera. El refinanciamiento de los créditos habrá de facilitar a Pemex continuar con un manejo prudente de sus finanzas, sin dejar de cumplir con su compromiso de cero endeudamiento adicional”.

Asimismo, el ingeniero agrónomo y director general de Pemex informó que, en tan solo en cuatro meses, se ha logrado revertir el balance financiero deficitario de la empresa. De acuerdo con cifras preliminares, en abril de este año, se registra un balance financiero positivo de 13 mil 268 millones de pesos. No obstante, el resultado del mes de enero, menos 64 mil millones, obedece al monto elevado de pago de Adefas de la administración pasada.


Ahora bien, los ingresos totales de la empresa, en abril de 2019, representan un crecimiento de 6.7 por ciento, con respecto al mismo mes del año anterior. También cabe señalar que, el número de barriles que se vendieron en abril del año pasado eran superiores a 180 mil barriles diarios. Como resultado de la nueva política responsable del uso de la deuda, el costo financiero en abril de 2019, refleja una reducción de 43.3 por ciento con respecto al mismo mes del año pasado. Esto es, de 5 mil 597 para abril de 2018 a 3 mil 174 para abril de 2019.


De esta forma, Pemex refrenda su compromiso de responsabilidad financiera basada en un ejercicio de disciplina en el gasto y de transparencia absoluta en su gestión, con el objetivo principal de recuperar la soberanía energética del país.

Con relación al Derecho de Utilidad Compartida (DUC), el matemático y economista Carlos Manuel Urzúa Macías explicó que existen dos tipos de contratos. Unos que se llaman asignaciones y que básicamente son los contratos petroleros que tiene Pemex como empresa, más los contratos normales, aquellos que tienen todas las demás empresas o Pemex cuando tienen proyectos conjuntos con alguna otra compañía.

“En el caso de los contratos normales, se trata de un sistema tributario muy similar a los del resto del mundo, hay un Impuesto Sobre la Renta (ISR), derechos de extracción de hidrocarburos, etcétera. En el caso de las asignaciones de Pemex, impera un extra que es el DUC. Anteriormente el gobierno le decía a Pemex “tus utilidades son también mías, la utilidad es compartida y debes darme cierta cantidad”, expuso el secretario de Hacienda y Crédito Público, Urzúa Macías.

Lo que va a operar ahora es que se le va a permitir a Pemex que migre pozos, con una producción de hasta 250 mil barriles diarios de petróleo en promedio, junto con 150 mil que ya se tenían antes. Pemex podrá tener 400 pozos con una producción de 400 mil barriles diarios mediante contrato como cualquier otra empresa; lo que le dará un respiro enorme y sobre todo ayudará a que algunos de sus pozos, que ya no eran rentables porque el DUC era muy alto, puedan volver a explotarse. El decreto será publicado en el Diario Oficial de la Federación esta misma semana, anunció Manuel Urzúa.

Finalmente, el director ejecutivo de HSBC México, Nuno Matos de Macedo indicó que los recursos de este nuevo crédito sindicado serán utilizados para refinanciar las líneas existentes de crédito internacionales y con ello darle mayor estabilidad y flexibilidad a Petróleos Mexicanos en la asignación de sus recursos en el corto y mediano plazo. “Estamos convencidos de que las medidas que está tomando la actual administración serán, sin lugar a dudas, para mejorar la operación y estructura financiera de Pemex y del sector energético. Es de suma relevancia que todos los sectores privados y públicos nos sumemos alrededor de Pemex y participemos de manera conjunta y activa en el desarrollo de la plataforma petrolera del país, factor clave para el desarrollo de México”.