Tendencias que dominarán la construcción de parques solares en México

Breno Wottrich, director corporativo de Desarrollo de Negocio de Prodiel / Redacción Petroquimex

Tendencias que dominarán la construcción de parques solares en México

Compartir    

10 de Febrero de 2020

El objetivo para 2020 en México es claro; lograr un modelo energético integral y sostenible con el medioambiente. En este camino, resulta fundamental que el 35 por ciento de la electricidad del país se genere por medio de fuentes renovables, durante los próximos cuatro años. Para lo cual, es indispensable un impulso adecuado de parte del gobierno, así como una continua inversión de la iniciativa privada, a fin de favorecer la construcción de nuevos proyectos de energía limpia.

85 por ciento del territorio mexicano cuenta con un gran potencial solar y, de acuerdo con la Asociación Mexicana de Energía Solar (Asolmex); hacia finales de 2019, la capacidad instalada tuvo un crecimiento de 62 por ciento con respecto al año anterior, sumando más de cinco mil megawatts (MW), a través de 63 centrales solares. De modo que, la energía solar se perfila como una de las mejores alternativas para disminuir la dependencia de combustibles fósiles, pero para ello es necesario apostarle a nuevas herramientas que hagan más eficiente la energía que se genera con radiación solar.

Es de esperar que la tendencia de dicho crecimiento se mantenga en el año. Sin embargo, las centrales deben contar con herramientas que les permitan ser más eficaces. Por ejemplo:

Paneles bifaciales: este tipo de tecnología ha comenzado a implementarse en proyectos fotovoltaicos de gran escala y está por convertirse en una innovación común para las centrales solares, dado que captan 50 por ciento más de la energía, al absorber la luz por ambas caras; tanto de aquella que se recibe de forma directa como de la que se refleja. Según la hoja de ruta internacional de tecnología fotovoltaica (International Technology Roadmap for Photovoltaics), se prevé que para 2028 los módulos fotovoltaicos bifaciales representen más del 35 por ciento del mercado.

Almacenamiento de energía: en cualquier instalación de energía fotovoltaica, las baterías son un componente importante, al encargarse de almacenar energía que podrá utilizarse durante la noche o en periodos prolongados donde no se tenga suficiente radicación solar. Asimismo, suministran una intensidad de corriente superior a la que recibe el panel con el fin de mejorar su rendimiento.

Inteligencia artificial y big data: a lo largo del día y a través de las estaciones del año, la posición del sol y las condiciones atmosféricas cambian. Ello hace que la luz que llega a los paneles tenga características diferentes. Por ejemplo, a mediodía la luz es más ‘azul’, mientras que por la tarde es más ‘roja’. En ese sentido, el conjunto de datos con miles de espectros solares, puede reducirse a pocos datos característicos, utilizando técnicas de inteligencia artificial para predecir la eficiencia promedio anual.

De manera que la energía solar se está volviendo altamente competitiva y figura entre las fuentes de energía más asequibles a escala mundial. No obstante, las tendencias facilitadoras aún tienen mucho potencial y recorrido. Su integración se optimiza con vasta rapidez en un contexto en el que las nuevas tecnologías brindan mayor eficiencia y capacidad.