Volatilidad en los precios de energéticos, letal para el consumidor

Dirección de Comunicación Social UAM

06 de Febrero de 2018

La volatilidad de los precios de los energéticos será letal para el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) en la economía mexicana dependiente de las importaciones de gas, gasolina, diésel, turbosina y otros carburantes durante 2018, que prácticamente han dejado de producirse en las refinerías nacionales, expuso el doctor Roberto Gutiérrez Rodríguez, académico de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

A este ámbito adverso deberá sumarse el proceso electoral que privilegia el gasto corriente y que históricamente implica que en el último año de cada administración sexenal se exacerban las presiones inflacionarias.

En el artículo El círculo vicioso de la inflación, el profesor-investigador del Departamento de Economía de la Unidad Iztapalapa de la Casa abierta al tiempo sostuvo que “si en 2017 la desviación entre la inflación presupuestada y la observada fue de 123 por ciento, en 2018 ésta podría llegar a 150 por ciento”.

La decisión de mantener altas “las importaciones de carburantes y gas natural –de ninguna manera basada en la capacidad instalada de Pemex a la que cada vez se busca achicar más, orillándola a emitir bonos en el exterior a niveles récord durante 2018– sitúa al país en condiciones de vulnerabilidad similares a las de Venezuela”.

Si bien en menor proporción el problema se observa en Brasil, Argentina y Bolivia, economías de la región latinoamericana autosuficientes o casi autosuficientes en materia energética, “es grave que en México este desequilibrio deba asociarse a un designio constitucional que privilegia al mercado frente a la seguridad del sector y a decisiones de política económica en que el destino de los recursos públicos sigue manejándose de manera subrepticia”.

El Coordinador de la Línea Economía Social de la Maestría y Doctorado en Estudios Sociales de la referida sede académica señaló que varios de los principales agentes formadores de precios tenderán a seguir aumentando durante 2018, en vez de retrotraerse, particularmente los energéticos, el costo de la mano de obra, el transporte, la tasa de interés, el tipo de cambio y una serie de productos de consumo básico, empezando por la tortilla.

También deben agregarse los factores de la dependencia de México en los carburantes y el gas natural importados, que se vuelve más lesiva en periodos con muy bajas temperaturas, como la del invierno 2017-2018 y el sobrecalentamiento de la economía mexicana por razones electorales.


Más información consulte: www.uam.mx/comunicacionsocial